WPO¿Qué es y por qué es tan importante para tu web?

WPO¿Qué es y por qué es tan importante para tu web?

Está comprobado, uno de los factores fundamentales para que los visitantes de nuestro sitio web se queden y no se vayan a otra parte es la velocidad de carga. Y es que es normal, a nadie le gusta esperar 3 horas a que cargue por completo un sitio web, porque es tedioso y molesto. Es por esto, que existe el WPO o Web Performance Optimization ¿Sabes qué es y cómo utilizarlo? ¿No?

Tranquilo, porque te explicamos en detalle cómo optimizar la velocidad de carga de tu sitio aprovechando el WPO. Seguro que tus visitantes lo agradecerán. ¡Vamos allá!

¿Qué es el WPO y por qué es tan importante?

El WPO o Web Performance Optimization es el conjunto de técnicas que se encargan de mejorar la velocidad de carga de un sitio web con la finalidad de mejorar la experiencia de usuario y la usabilidad web.

Los expertos de analítica web y SEO aseguran que los sitios que están optimizados posicionan mucho mejor. De hecho, con la última actualización de Google, la velocidad de carga de un sitio web es crítica para el posicionamiento para móviles.

Y esto no es para nada raro, ya que, según análisis de especialistas, el uso del móvil ha superado al del ordenador con creces, tratándose del dispositivo favorito para conectarse a internet, quedando de segundo y tercer lugar el ordenador y la tableta respectivamente.

Hoy en día, la mayoría de visitas a las páginas web se realizan desde móviles, por lo que implementar WPO asegura las visitas del señor Google.

En pocas palabras, que nuestra web sea rápida no solo hará felices a nuestros clientes, ya que no tendrán que esperar siglos porque cargue la web, sino también a Google, el cual nos devolverá el favor dejándonos como recompensa un mejor posicionamiento.

Factores críticos del Web Performance Optimization y cómo optimizarlos

Cuando hablamos de WPO inmediatamente hay que hablar sobre algunos factores que están ligados directamente con la velocidad de carga de un sitio web. Algunos de estos factores son:

Compresión GZip

Los sitios web se crean utilizando código HTML, CSS y JavaScript e imágenes principalmente. Estos primeros 3 pueden ser optimizados utilizando la compresión GZip, la cual es capaz de reducir el peso para aprovechar el ancho de banda de nuestro servidor y la velocidad del mismo.

Compresión de imágenes

Las imágenes representan incluso hasta más de la mitad del peso de un sitio web, por lo que la compresión de estas es crítica, principalmente cuando se trata de móviles. Una imagen optimizada puede reducir su peso hasta en un 1000% eliminando la información de la metadata, reduciendo el tamaño, bajando la calidad, etc.

Hosting

Seamos sinceros, existe tanta oferta de hosting en el mercado que elegir uno es complicadísimo. Por esto, la mayoría simplemente opta por elegir el más barato o el más caro. Esto es un error gigantesco.

El precio no tiene nada que ver con las características técnicas que este tenga. Hay muchas empresas de alojamiento web que por muy poco dan un servicio de calidad, mientras que otras por un servicio costoso apenas te dan la calidad de un hosting barato.

Ahora, tampoco nos vayamos a los límites, que el hosting gratuito no sirve para un proyecto serio. Seguro que entonces te preguntas, pero… ¿Cuál es el hosting que debería elegir? ¿No?

Algunos de los aspectos técnicos más críticos a la hora de elegir hosting son:

Tipo de hosting: Los tipos de hosting más comunes son dedicado y compartido. En el primer caso, se trata de un servidor especialmente para tu sitio, mientras que el segundo divide los recursos del mismo entre varios usuarios. Por supuesto, la opción óptima es el servidor dedicado, aunque también la más costosa.

Espacio de almacenamiento: Dependiendo el almacenamiento que estás adquiriendo podrás tener más o menos almacenamiento. Este punto es crítico en sitios que ya tienen tiempo de haberse creado, aunque no influye demasiado en la velocidad de carga.

RAM: La memoria RAM es un tipo de memoria que almacena temporalmente los procesos para luego ejecutarlos. Si bien, cada página web tiene sus necesidades propias, lo mínimo serían 4 GB de RAM para un hosting compartido. 

Tipo de disco: Existen 2 tipos de discos HHD y SSD. Siempre se debe procurar los discos SSD, ya que reducen los tiempos de espera del servidor por hasta 2 segundos.

Límites de tráfico: Algunas empresas de hosting limitan la cantidad de tráfico por web. Esto podría hacer que nuestro sitio se sobrecargue y no responda a las solicitudes en temporadas altas.

Ubicación geográfica: La ubicación juega un papel importante en los tiempos de carga de un sitio. Lo óptimo es que la ubicación de los servidores sea próxima al público objetivo.

Memoria caché

Cuando un usuario visita nuestra web y vuelve, se requiere que vuelva a cargar todo desde cero. Para evitar esto, se puede activar la memoria caché para que agilice la velocidad de carga del sitio.

Optimización de código

Parte del tiempo que toma la carga de una web es por el análisis y procesamiento del código de la web. Mientras más pequeño y comprimido esté el código, mayor será la velocidad de carga del sitio.

Si necesitas ayuda con tu wpo puedes consultar con nuestra agencia seo girona.

Deja un comentario

Menú de cierre
Call Now Button