Redirección 301 y Redirección 302: ¿Qué son y cómo implementarlas?

Redirección 301 y Redirección 302: ¿Qué son y cómo implementarlas?

Tanto la redirección 301 como la redirección 302 son recursos básicos que nos permiten mover o trasladar nuestro contenido a una ubicación diferente sin perder el posicionamiento que ya poseemos.

Sin duda, se trata de una técnica SEO sencilla, sin embargo, la mayoría de webmasters nuevos puede que tengan muchísimas dudas al respecto del tema.

Más adelante hablaremos sobre las redirecciones 301 y 302, qué son, para qué sirven y cómo se pueden implementar.

¿Qué es la redirección 301?

Una redirección 301 o redirect 301 es un comando para los navegadores que notifica que una de tus URL ha cambiado permanentemente y que de ahora en adelante se encontrará disponible en otra ubicación.

La principal característica de este tipo de redirección es que permite transferir autoridad de enlaces de manera sencilla.

Por ejemplo, si tienes una página en tu web con un servicio que ya no piensas brindar más, pero que contaba con mucha popularidad y posicionamiento, puedes generar una redirección a otra página para no perder tu público.

¿Qué es la redirección 302?

Una redirección 302 es un comando que notifica a los exploradores que nuestra página tiene un contenido que debe ser redireccionado temporalmente.

Este código asegura que esta decisión es solo temporal y que próximamente el enlace volverá a la normalidad una vez se tomen las medidas necesarias, por lo que Google no transferirá la autoridad de la página original.

¿Para qué sirve el redirect 301 y el redirect 302?

Los usos brindados para una redirección 301 son muchos, pero los más comunes son cuando:

  • Adquieres un nuevo dominio con fines absolutos de transferir autoridad a tu página web.
  • Deseas aprovechar el posicionamiento de una publicación o página antigua que ya no necesitas más y deseas trasladar a un nuevo enlace.
  • Evitar la canibalización de palabras clave mediante la fusión de las mismas sin perder el posicionamiento.
  • Necesitas cambiar tu dominio por uno nuevo y no quieres perder tu posicionamiento.

Por otro lado, las redirecciones 302 tienen una diferente funcionalidad. Algunos de los usos comunes son cuando:

  • Se produce algún tipo de error en nuestra página y se necesita de un arreglo, pero no se desea que los clientes o visitantes vean dicho error ni se pierdan las visitas.
  • La web tiene contenido erróneo que debe ser modificado próximamente.
  • Alguno de tus productos o servicios ofrecidos en tu e-shop no se encuentra disponible y se desea ofrecer una alternativa temporal a los compradores.

Tipos de redirecciones

Dependiendo el tipo de redirección el código utilizado puede ser distinto. Veamos algunos ejemplos comunes de redirecciones:

Redirección de página

Cuando estás buscando cambiar una URL, eliminar una página sin perder tu posicionamiento o mover un contenido de una página a otra más sencillo es usar una redirección 301.

El formato es muy sencillo, solo debemos fijar primero la URL antigua sin el dominio y luego la URL nueva. Un ejemplo de redirección desde .htaccess sería:

Redirect 301 /pagina-antigua http://www.ejemplo.com/nueva-pagina

De hecho, el formato para redirecciones 302 es muy parecido a este. Veamos un ejemplo:

Redirect 302 /pagina-antigua http://www.ejemplo.com/nueva-pagina

Redirección de un dominio

Se puede dar el caso en que necesitas cambiar de dominio, pero no deseas perder tu posicionamiento. Si este es tu caso, entonces necesitarás realizar una redirección mucho más sencillita. Veamos un ejemplo:

Redirect 301 http://www.ejemplo.com/

Además, si estás pensando en redireccionar todo el contenido de tu sitio, puedes aprovechar el código RedirectMatch de la siguiente forma:

RedirectMatch 301 (.*) http://www.ejemplo.com/

¿Cómo puedo utilizar una redirección 301 en mi web?

La forma más simple de crear una redirección en nuestra web es modificar el archivo .htaccess, aunque hay que tener los ojos bien abiertos, porque tocar demás en nuestro archivo podría hacer que nuestra web no funcione bien.

Para acceder a nuestro archivo .htaccess desde WordPress sigue los pasos a continuación:

  1. Instala Yoast SEO (Si ya lo tienes omite este paso).
  2. Desde el Panel de administración de la web en la columna izquierda accede a SEO > Herramientas > Editor de archivos
  3. En el área Archivo .htaccess dirígete a la última línea y sin borrar ni tocar ninguna de las líneas existentes añade alguno de los códigos presentados previamente en los tipos de redirecciones.
  4. Prueba que funcione correctamente la redirección en tu web.

Esto ha sido todo. Si ves algo complicado el trabajo de escribir los códigos por tu cuenta, entonces te recomiendo que ingreses a la herramienta de Rubén Merino para crear códigos de redirección 301. Seguro que te es de utilidad.

Deja un comentario

Menú de cierre
Call Now Button